Me sorprendieron los resultados de un estudio realizado por la consultora PeopleMatters y patrocinado por la firma de trabajo temporal Flexiplan (del grupo Eulen) entre jóvenes españoles.

Los jóvenes entre 18 y 30 años prefieren emplearse en el sector público. Sí leiste bien...

La Administración encabeza el ranking de empresas y sectores deseados por los más inexpertos del mercado laboral. Además del interés por la Administración, la enseñanza y la sanidad -donde gran parte de la fuerza laboral depende del sector público- se sitúan dentro de la clasificación en el puesto tercero y sexto, respectivamente.

En el sector privado, el conocimiento de la compañía, la experiencia como cliente y la publicidad, son los medios que influyen para percibir una empresa como preferida para trabajar, según el mismo informe. El salario (con el 59,1% de las respuestas), seguido de un buen ambiente laboral (35,8) y del horario (20,8%) son los principales temas evaluados en el momento de elegir un trabajo. A su vez el 23% asegura que es la solidez financiera lo que les atrae.

Otra encuesta española, en este caso realizada por el Instituto Great Place to Work ha identificado las 50 firmas más valoradas por sus propios empleados. Acá la cosa es distinta porque quienes respondieron la encuesta se encuentran trabajando en dichas empresas.

En este caso más de 200.000 trabajadores resaltaron las virtudes de sus lugares de trabajo, y algunos de los datos obtenidos fueron:

- el 86% de los jóvenes menores de 25 años que trabajan en las consideradas como "mejores empresas" cree que en su compañía existe un buen ambiente. El "divide y vencerás" no convence a los millenials, que valoran el compañerismo y el trabajo en equipo.
- prefieren sentirse identificados con la misión y la visión de la empresa; necesitan verse como parte de un proyecto; y la empresa debe ser capaz de transmitirles cómo su trabajo contribuye a los resultados finales.

- un 82% de los que trabajan en las diez mejores empresas se siente tratado como personas. Valoran la posibilidad de contar con un plan de carrera, no sólo con el fin de ser promocionados, sino por su propio desarrollo profesional. Requieren de un feedback continuo sobre su rendimiento, así como sentirse valorados por su trabajo, no sólo una vez al año, sino en el día a día, para ayudarles a mejorar y a marcar retos continuos que les estimulen.

-prefieren trabajar por objetivos y ser valorados por el cumplimiento de éstos y no por cuántas horas han pasado en la oficina.


Definitivamente, las nuevas generaciones buscan un buen salario, buen ambiente, conciliar y progresar en la compañía, trabajos flexibles, la posibilidad de contar con jornadas partidas o incluso la facilidad para abandonar su puesto de trabajo para atender asuntos particulares que consideran fundamentales.

Como no estaba segura que estos datos reflejaran la realidad de nuestros países, los comparé con los de una investigación de la consultora Stanton Chase, realizada en varios países de América latina y preparada por Ibope Inteligencia. Se incluyeron más de 4500 entrevistas a personas de diferentes edades ( no sólo generaciones jóvenes).

Lo que resulta similar es que los más jóvenes se sienten propietarios de sus habilidades y sus carreras y no les interesan varias de las cosas que en otros tiempos resultaban movilizantes para un empleado profesional o con un perfil de especialización. El equilibrio entre la vida profesional y la vida familiar es un rasgo de una nueva forma de vincularse con el mundo del trabajo.

Otro dato obtenido indica que las generaciones mayores valoran mucho lo que dicen aprender trabajando en equipo y resolviendo conflictos, mientras que entre los jóvenes se destaca la preferencia por estar "en ambientes divertidos e informales".

En la Argentina en particular, el 63% de los baby boomers (50 años y más) y los shadow boomers (40 a 49 años) dijeron aprender mucho más cuando el trabajo es en equipo, y el 56% sostuvo que procura negociar frente a los conflictos. Entre los representantes de las generaciones "Y" (25 a 29 años) y Milenium (hasta 24 años), la adhesión a esas premisas fue más baja: del 51 y del 37% en cada caso. Entre los jóvenes, el 55% dijo buscar lugares divertidos para trabajar, algo no desestimado por los mayores: el 48% respondió en ese sentido.

Cuando leo esto pienso inmediatamente en Argentina. ¿Habrá algún estudio sobre este tema que profundice el tema y refleje nuestra propia idiosincracia?

Lo último que encontré es un estudio de 1999 liderado por Mori, publicado por la revista Mercado en el cual se entrevistaron alumnos universitarios.

En este caso cuando pensaban en su futuro laboral, los jóvenes preferían desempeñarse en grandes grupos industriales y, aunque eran pesimistas en cuanto al panorama económico general, creían tener altas posibilidades de conseguir empleo en sus áreas profesionales.

Me pregunto ¿Dónde están los que contestaron esta encuesta hoy? Sería interesante saber cuál fue su experiencia nueve años después.

2 comentarios:

Francesca dijo...

No me sorprenden los resultados de los españoles, se presenta en 5 años un desafio enorme a la hora de gestionar personas. La diversidad cultural.

En 10 años el 50% de los integrantes de las empresas serán generación Y. ¿ Estamos listos para conducir en la diversidad?
Sus valores y expectativas son diferentes. Las empresas que lo entiendan tienen una ventaja añadida en momentos en que el talento es escaso...

Asi que está muy bueno empezar a investigar esos temas, son fundamentales para plantear un liderazgo diferente, una manera de retener distinta.


Gracias,

Fernanda dijo...

Totalmente de acuerdo Francesca. El problema que noto es que no muchas empresas proyectan a 5 años temas propios del desarrollo y gestión de la personas. Por lo menos en Mar del Plata, donde todo es más cortoplacista o hasta me animaría a decir "temporadaplacista" ( si se me permite el término). Ese es el desafío que tenemos también por acá....
Gracias por tu aporte

Fernanda

-